ARTICULO

Es de vital importancia estirar antes y después.

Si se hacen bien nos llevan muy poco tiempo, siempre al acabar el entrenamiento. Se admite que cada maniobra de estiramiento debe durar entre diez y treinta segundos.

No debemos perder el tiempo hablando con el de al lado ni perder la concentración. Debemos visualizar el recorrido del músculo que estiramos (para ello debemos estudiar un poquito su anatomía, de dónde sale y adónde llega) y sentir cómo nos permite elongar sin dolor. Casi siempre se consigue en veinte segundos, si estamos bien instruidos para sentirlo bien. 

Al principio, hasta que tengamos la pericia suficiente para sentir bien cada músculo y hasta dónde llevarlo, nos tomará algo más de tiempo. Pero si nuestra rutina se compone de isquiotibiales, cuádriceps, psoas, gemelos, sóleo, glúteos, dorsal ancho, tríceps, supraespinoso y trapecio, esto nos lleva a precisar de 400 segundos, o lo que es lo mismo: algo más de seis minutos en total. Conocimiento y concentración, son la clave para estirar bien tras entrenar.

1 comentario en “ARTICULO”

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *